Los refrigerantes tradicionales se eliminarán gradualmente

¿Está seguro de que su instalación de refrigeración está preparada para el futuro?

 

Como consecuencia de la reciente legislación europea, muchos refrigerantes de uso tradicional serán eliminados o sujetos a cuotas en los próximos años. Sobre todo los refrigerantes con un alto impacto para el calentamiento global (en inglés: Global Warming Potential o Índice GWP) se irán eliminando gradualmente. Por ejemplo, el refrigerante R22 ya ha sido prohibido y las instalaciones (nuevas) con más de 10 kg de R507 o R404 ya no podrán repostar a partir del 1 de enero de 2020 recién pasado.

Repostar con refrigerantes reciclados de este tipo estará prohibido a partir del 1 de enero de 2030. La eliminación gradual se organizará mediante un sistema de cuotas para garantizar que las ventas de productos con un alto GWP se reduzca gradualmente. En consecuencia, los precios subirán; Conocidos proveedores de refrigerantes de alto GWP ya han anunciado la discontinuidad de la venta de estos productos. Por otro lado, los refrigerantes con bajo GWP generalmente disfrutarán de un interés cada vez más positivo del mercado.

Inspeccione su instalación

La empresa holandesa TOLSMA-GRISNICH, especialista en sistemas para el almacenaje de tubérculos, recomienda a los operadores de instalaciones de refrigeración que verifiquen el estado técnico de su instalación y que evalúen su estado a prueba de futuro.

Deben tenerse en cuenta los siguientes aspectos:
¿Qué refrigerante tiene su instalación y qué restricciones futuras prevalecerán?
¿Cuál es la condición técnica actual de su instalación y el ciclo de vida esperado?
¿Ya está haciendo planes para extender, reemplazar o renovar su instalación?
¿Qué tan altos son los costos actuales de mantenimiento de la instalación existente?
¿Qué ahorros en mantenimiento y costos de energía puede realizar al modificar o reemplazar su instalación?

Para instalaciones que están en buen estado, puede ser una opción adaptar la instalación para poder usarla con un refrigerante con un GWP más bajo; Ésto se conoce como un ejercicio de actualización. Esto requerirá que se modifique la instalación y, en varios casos, significará que la disponibilidad de refrigerantes utilizados en la nueva situación se verá afectada por el sistema de cuotas antes mencionado. Por lo tanto, en algunos casos, la modificación puede ofrecer sólo una solución temporal.

En general, se recomienda que participe en este tipo de proceso en estrecha cooperación con su instalador o un asesor externo especializado. Se trata de una situación bastante compleja, que requerirá una supervisión futura durante un período bastante largo. Finalmente, Tolsma gustaría llamar su atención sobre el hecho de que en muchos países europeos podría beneficiarse de unas subvenciones o ayudas fiscales para inversiones en sistemas que usan refrigerantes naturales (por ejemplo, propano y/o CO2).

Productos

Informaciones relacionadas