Tolsma vende su Climate Control Solution número 100 en Australia

Climate Control Solution

Frank Rover explica que la Climate Control Solution de Tolsma aporta ventajas decisivas como son flexibilidad de cosecha, control de la pérdida de peso en almacenamiento, control de la calidad, y en patata de siembra, brotación homogénea

 

Quien adquirió adquirió la unidad de control climático número 100 de Tolsma fue Frank Rovers, un productos con amplia experiencia en la industria de la patata. En la siguiente entrevista habla de ella y explica sus razones para haber elegido un sistema de control climático Tolsma.

Frank se crió en la granja lechera de su familia en el sureste de Victoria, Australia. Él dice que crecer en una granja lechera fue un incentivo suficiente para encontrar otra vocación, y a la edad de 17 años encontró su vocación cuando trabajaba para su vecino cultivando patatas (o papas, como se las conoce en muchos países de América Latina). Fascinado con el arte de cultivar y almacenar este tubérculo, Frank nunca ha mirado hacia atrás, implementando continuamente nuevas eficiencias en su modelo de negocios.

Frank conoció a Tolsma en 2006 en Potatoes Europe cuando se unió a una presentación de Tolsma sobre el almacenamiento de papas. A pesar de que todo estaba en holandés, la información gráfica de las diapositivas le resultó de gran interés. La presentación explicó cómo se puede manejar la pérdida de peso mediante el control de la diferencia de humedad entre el producto, el enfriamiento mecánico y el aire externo.

Introducir aire fresco en la tienda para refrescarse era un concepto completamente nuevo y algo que los agricultores australianos no estaban haciendo en ese momento. Esta información también condujo a la conversación sobre el CO2 en el almacenamiento y el efecto que tiene al procesar el producto y sobre las patatas de siembra.

 

Frank pasó a explicarnos lo que obtuvo de la presentación y fue muy claro sobre los beneficios.

“En particular, el diagrama de Mollier, que muestra muy claramente la diferencia de humedad entre el aire cálido y el frío. Esto ayuda a explicar cómo el cultivo incurre en pérdida de peso y cómo limitarlo. En realidad, es ciencia simple, pero hasta que no se te presenta de una manera que ves cómo afecta al bolsillo, no le prestas atención. En Australia, siempre se aceptó que si almacenaba el producto durante un período de tiempo, había bastante pérdida de peso involucrada. Pero desde entonces nos hemos dado cuenta de que ese no tiene por qué ser el caso, y almacenar bien pone dinero extra en su bolsillo cuando vende. Si puedes llevar productos adicionales al mercado y reducir el desperdicio, ¿por qué no lo hacerlo?”.

“Tendré un 5 o 10% extra de ingresos”.

Los sistemas de control climático Tolsma están diseñados específicamente para el almacenamiento a largo plazo de hortalizas. Las diferentes hortalizas requieren condiciones de almacenamiento específicas, como la velocidad del aire, el flujo de aire, la temperatura, el CO2 y la humedad. Los sistemas Tolsma utilizan numerosos sensores internos y externos junto con los sensores que miden en el interior de la hortaliza para limitar el impacto sobre el producto y secarlo o enfriarlo suavemente, al tiempo que minimiza las diferencias de temperatura y los problemas relacionados con la condensación.

 

Frank ha trabajado arduamente a lo largo de su carrera para aumentar la eficiencia y la productividad. ¿Cuándo fue que comenzó a pensar más allá de la temporada de cultivo y a prestar más atención a las mejores condiciones de almacenamiento?

“La demanda de patatas almacenadas hasta septiembre/octubre aumentó a finales de los 90 y principios de los 2000. Al almacenar más tiempo durante este período, pronto nos dimos cuenta de que lo que entraba no era lo mismo que salía, y llegó a un punto crítico en el que tuvimos que reducir la pérdida de peso. Siempre enviábamos las patatas a cámaras que habían sido diseñadas para guardar de manzanas y no como la mejor solución de almacenamiento. Tuvimos una experiencia particularmente mala con el corazón negro, que es el resultado de un alto nivel de CO2 en cámara, y pasamos a ser muy conscientes de la necesidad de eliminar este gas».

 

Frank, ¿cuales son los beneficios de la información que brindan los sensores Tolsma?

“El mayor aprendizaje fue la cantidad de calor que producen las papas, particularmente justo después de la cosecha. El uso de sondas de temperatura del producto proporciona una comprensión precisa de cómo se comportan las papas, en lugar de simplemente depender de un indicador de temperatura ambiente, que puede fluctuar cada vez que se abre la puerta. El producto es lo que estamos almacenando, no la habitación, por eso es importante comprender el comportamiento del producto insertando los sensores de temperatura que leen en el interior de sus tejidos.

En segundo lugar, cuando cosechamos en condiciones particularmente húmedas, el sistema le permite secar en la cámara calculando los diferenciales de humedad internos y externos. El beneficio adicional de esto es un movimiento significativamente menor del producto, lo que ahorra tiempo, dinero y eventuales daños a los tubérculos”.

 

Durante sus muchos años de experiencia con los sistemas Tolsma, ¿puede hablar sobre los beneficios de una cámara Tolsma?

“Obviamente, enormes reducciones en la pérdida de peso.

En cuanto a la patata para siembra:

  • Toda la «semilla» está en la misma etapa, con el mismo vigor y esto se traslada a emergencia de los tallos, más homogénea.
  • Desde el inicio de la emergencia, hasta lo que considero emergencia completa es menos de una semana. Antes de eso, podía tener brotes que emergían después de después de 3 semanas debido a la diferente edad fisiológica, como resultado de las malas condiciones de almacenamiento.
  • Muchos más tallos, por lo que un mejor conjunto de tubérculos.
  • Distribución de calibres mejor y más uniforme. Ahora prácticamente no tenemos problemas con productos de gran tamaño, simplemente no existen en su mayor parte”.

 

Ante esto, ¿crees que una cámara Tolsma tiene una buena relación calidad-precio?

“Hay dos retornos principales de la inversión con un sistema de este tipo.

  1. Pérdida de peso. En el pasado, pesábamos nuestros contenedores dentro y fuera de la tienda. No era inusual perder el tablero superior en un contenedor de cuatro tableros, que es el 25 %”. Con el sistema Tolsma, la pérdida de peso está entre el 3 y el 4 %. Haces los cálculos, … y perder una cuarta parte de tu producto es un costo muy alto.
  2. Tamaño uniforme, almacenamiento que termina con menos desperdicio y un mayor rendimiento comercial. Mucho menos tubércuclos por debajo o por encima de los calibres deseados, que es otro importante retorno de la inversión”.

Los compradores de los tubérculos solo pagan lo que tienen que pagar, independientemente del costo de producción. Por lo tanto, necesitas estar por encima de la media para seguir avanzando. “Para estar por encima de la media, hay que hacer cosas por encima de la media progresando en todas las áreas de la producción y la conservación”.

 

Frank, ¿dónde ve que la solución Tolsma sea beneficiosa en el mercado australiano?

“Para mí, un buen sistema de almacenamiento ofrece dos cosas:

  • Flexibilidad en relación a la cosecha porque sabe que su producto se mantendrá bien en su cámara. Puedes cosechar cuando quieras, no porque tengas que hacerlo.
  • Oportunidad de comercializar tus productos durante un período de tiempo más amplio. Esto te da más flexibilidad en cuanto a cuándo vender porque tienes la confianza de que se mantendrán bien”.

¿Algún consejo final para nuestros lectores, Frank?

«La gente siempre va a querer patatas; el productor siempre debe optar por la tecnología que le permita aumentar la eficiencia de la producción».

 

ACCESO al artículo original

Productos

Informaciones relacionadas