El escualano, una alternativa natural para prevenir el escaldado superficial en peras y manzanas

Por Carolina Torres, profesora asociada de horticultura en la Washington State University

 

El escaldado superficial, trastorno poscosecha muy importante en manzanas y peras, ha estado en el centro de la atención desde que los mercados europeos prohibieron los residuos de difenilamina (DPA) y etoxiquina.

Diez años más tarde, creo que tenemos una alternativa para ofrecer al sector de las peras y manzanas. El escualano, un aceite de origen vegetal con propiedades antioxidantes, ha demostrado que ofrece una fuerte protección contra el escaldado en peras Packham’s Triumph y Anjou, así como en las manzanas Granny Smith, Fuji y Red Delicious en Chile y Washington. Estos ensayos comenzaron cuando me uní a la Universidad Estatal de Washington en 2019.

La investigación empezó en la Universidad de Talca en Chile, pero encontrar una alternativa al DPA es prioritario en todo el mundo. En Chile, mi país de origen, los productores cosechan alrededor de 300 000 toneladas de peras cada año, principalmente para la exportación. Las pruebas se centraron en Packham’s Triumph, una pera europea de piel verde que es la mejor variedad en América del Sur.

El escaldado es un trastorno fisiológico caracterizado por la aparición de manchas marrones e irregulares en la piel, que se van oscureciendo y hundiendo con el tiempo. Se trata de un trastorno complejo, que se ve afectado por la variedad, las condiciones de cultivo, la madurez en la cosecha y el enfriamiento poscosecha, con síntomas provocados por la oxidación del alfa-farneseno en trienoles, que se acumulan en la piel durante el almacenamiento en frío.

Los antioxidantes sintéticos han sido durante mucho tiempo nuestra mejor herramienta para prevenir el trastorno en variedades de pera susceptibles como Packham’s Triumph y Anjou, así como en las manzanas Granny Smith y Red Delicious. Las prohibiciones de estos productos en Europa, ha llevado a muchos investigadores a buscar antioxidantes naturales que ofrezcan un efecto similar.

A finales de los 90, Eric Curry, un fisiólogo poscosecha y ahora jubilado del U.S. Department of Agriculture’s Agricultural Research Service en Wenatchee, demostró que el escualeno era un agente eficaz contra el escaldado. Pero entonces, como hoy, solo se producía comercialmente a partir de aceite de hígado de tiburón. Esto no es una opción comercial viable por muchas razones.

Sin embargo, muchos animales y plantas producen escualeno, así que empecé a buscar escualeno natural en una variedad de materias primas disponibles y baratas, incluido en la pulpa residual procedente del procesado de frutas, piel y semillas de aguacate y subproductos del salmón. Pero ninguno se acercó al volumen de escualeno que se encuentra en el aceite de hígado de tiburón.

Entonces, decidí comprar escualeno de calidad alimentaria producido para la industria cosmética. En un golpe de suerte y pensando que estaba pidiendo escualeno, compré escualano en su lugar, una variación ligeramente diferente y más estable del compuesto, derivado del aceite de oliva. No esperaba que funcionara, pero descubrí que era efectivo en manzanas y peras.

Si bien esa formulación original evitó el escaldado, también causó fitotoxicidad, como lo hacen muchos aceites. Con el apoyo de AGROFRESH y dos subvenciones del gobierno de Chile, trabajé para desarrollar una formulación de grado alimenticio no fitotóxica para manzanas y peras. Cumplimos los objetivos en todos los cultivares de pera y manzana probados, excepto Granny Smith, que aún puede mostrar fitotoxicidad en algunas lenticelas. En este punto, también se había encontrado eficacia en manzanas en ensayos realizados por Ines Hanrahan en la Comisión de Investigación de Frutas de Árboles de Washington.

Cuando se aplicó empapado, encontramos niveles de eficacia superiores al 80% para las peras Packham’s Triumph almacenadas durante 210 días. El riesgo de escaldado varía de una temporada a otra, pero en los años en los que la fruta control experimentó cantidades significativas de escaldado, la fruta tratada con escualano se mantuvo más verde y firme en comparación con el control no tratado y el control tratado con DPA.

En la variedad Anjou, que comenzamos a probar en WSU y en el laboratorio del USDA en Wenatchee con mi colaborador, David Rudell, los resultados muestran que también funciona bien como agente anti-escaldado y mantiene las peras más verdes y firmes durante más tiempo durante el almacenamiento. Evaluamos la incidencia y severidad del escaldado después de seis meses y ocho meses de almacenamiento, seguidos de siete o 14 días a temperatura ambiente para que la fruta madure. Los últimos resultados muestran que después de ocho meses de almacenamiento y 14 días a temperatura ambiente, casi el 100% de la fruta control mostró signos de escaldadura, mientras que menos del 10% de la fruta tratada con escualano lo hizo, por lo que es comparable a la etoxiquina, el agente anti-escaldado estándar.

Imagen

En esta comparación de tres tratamientos en pera Anjou, está claro que la bandeja central de fruta, tratada con escualano, es más verde y más limpia que el lote de control a la izquierda y la fruta tratada con etoxiquina a la derecha. La fruta se mantuvo en almacenamiento en frío durante ocho meses y luego se mantuvo a temperatura ambiente durante 14 días antes de la evaluación de la incidencia y severidad del escaldado superficial.

 

Accede al artículo completo publicado en Good Fruit Grower

Productos

Informaciones relacionadas