Nuevos tratamientos poscosecha a base de aditivos alimentarios para el control de la podredumbre ácida en cítricos

podredumbre ácida en cítricos

Investigadores del IVIA estudian nuevos tratamientos basado en sustancias GRAS para el control de la podredumbre ácida en cítricos

 

Impacto de la podredumbre ácida en la citricultura

La podredumbre ácida, causada por el hongo Geotrichum citri-aurantii es, después de las podredumbres verde y azul, causadas por Penicillium spp., la enfermedad de poscosecha de los cítricos más importante en zonas de clima mediterráneo, especialmente en campañas lluviosas. Tras la retirada definitiva en la UE de la guazatina en 2011 y del propiconazol en 2019, no se dispone de fungicidas de poscosecha eficaces para el control de esta enfermedad. Ello supone un problema grave para los exportadores de cítricos españoles y, por tanto, se necesitan con urgencia estrategias de control alternativas.

 

Los tratamientos basados en sustancias GRAS, una alternativa para el control de la podredumbre ácida en cítricos

Dentro de la línea de investigación dedicada al control integrado no contaminante de enfermedades de poscosecha (CINCEP), en el Centro de Tecnología Poscosecha (CTP) del IVIA se han evaluado nuevos tratamientos de poscosecha con aditivos alimentarios (sales GRAS, «generally recognized as safe») para el control de la podredumbre ácida en frutos cítricos inoculados artificialmente con G. citri-aurantii.

En una primera tanda de ensayos se observó que baños de 60 s en soluciones acuosas a 20 ºC de metilparabeno de sodio (SMP, 200 mM), etilparabeno de sodio (SEP, 200 mM) y benzoato de sodio (SB, 3% p/v) reducían significativamente la incidencia y la severidad de la podredumbre ácida en naranjas ‘Barnfield’, ‘Navelina’ y ‘Valencia Late’ y en mandarinas ‘Clemenules, ‘Oronules’ y ‘Ortanique’ inoculadas con el patógeno 24 horas antes, tratadas e incubadas a 28 ºC durante 8 días. En general, esta actividad curativa fue superior en naranjas que en mandarinas y la efectividad de baños en soluciones de sorbato de potasio (PS, 3% p/v) fue muy inferior.

A continuación, se determinó que el calentamiento de las soluciones a 50 ºC potenció su eficacia, mientras que el enjuague de la fruta tratada con agua corriente la redujo. El tratamiento de naranjas ‘Valencia Late’ con las soluciones de SB o SMP seguido de una conservación frigorífica prolongada de hasta 8 semanas a 5 ºC y 90% HR redujo la incidencia de la podredumbre hasta un 90% e igualó la efectividad del fungicida propiconazol. Ninguno de los baños ensayados indujo fitotoxicidad aparente en la piel de la fruta.

Estos resultados ponen de manifiesto el potencial de los tratamientos de poscosecha mencionados como nuevas herramientas de CINCEP para el manejo de la podredumbre ácida y abren la puerta a futuros estudios para su posible registro e implementación comercial.

 

Accede al artículo completo

Productos

Informaciones relacionadas