Zerow, innovación abierta para no desperdiciar alimentos

El objetivo es apoyar la transformación del sistema alimentario actual hacia un nuevo modelo donde la pérdida y el desperdicio de alimentos se reduzca a la mitad en el año 2030 y sea prácticamente inexistente en 2050

 

Mientras el hambre en el mundo va en aumento, una tercera parte de todos los alimentos producidos en la Unión Europea (UE) se desperdicia, aunque sea de perfecta calidad. Se considera desperdicio de alimentos a la disminución de la cantidad o calidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones de minoristas, servicios alimentarios y consumidores (El estado mundial de la agricultura y la alimentación, 2019). El proyecto europeo ZeroW acaba de comenzar con el reto de frenar y dar la vuelta a esta realidad. Entre otras acciones, creará un living lab en Andalucía para que las estrategias de valorización de los alimentos «feos» de los minoristas tengan un impacto real en los consumidores.

Son muchos los factores que influyen en el desperdicio de alimentos, muchas las etapas de la cadena de suministro agroalimentaria en la que se produce ese desperdicio y múltiples los actores involucrados. Influyen las pautas de comportamiento, las costumbres y los conocimientos de los consumidores, así como la vida útil del alimento y las estrategias comerciales empleadas por minoristas para optimizar los beneficios.

Por todo ello, es necesaria una red robusta de datos para impulsar las decisiones e integrar la información de todos los actores alimentarios, incluidos los consumidores. Una menor pérdida y desperdicio de alimentos conduciría a un uso más eficiente de la tierra y una mejor gestión de los recursos, lo que tendría un efecto positivo en el medio y en la lucha contra el cambio climático.

A nivel de políticas de la UE, la estrategia “Farm to Fork” del Pacto Verde Europeo tiene como objetivo reducir a la mitad la pérdida y desperdicio de alimentos per cápita para 2030.

Innovación en la cadena de suministro de alimentos
En este contexto nace el proyecto ZeroW (Systemic Innovations Towards a Zero Food Waste Supply Chain), financiado por el programa europeo Horizonte 2020 en la convocatoria dedicada al Pacto Verde Europeo (European Green Deal). El proyecto, liderado por Inlecom Commercial Pathways, cuenta con un presupuesto de 12M€ y en él participan 46 socios de 17 países europeos. CTA (Corporación Tecnológica de Andalucía), IFAPA, Grupo La Caña y MULTISCAN TECHNOLOGIES son los socios andaluces.

El objetivo de ZeroW es contribuir de forma significativa a la prevención y reducción del desperdicio de alimentos y a la mejora de la sostenibilidad de las cadenas de suministro de alimentos.

En concreto, los socios de ZeroW llevarán a cabo la demostración de diversas innovaciones en nueve cadenas alimentarias, empleando un método de innovación sistémica para abordar con eficacia el problema del desperdicio de alimentos (Sistemic Innovation Living Labs, SILL). Los living labs, son ecosistemas de innovación abiertos y centrados en el usuario que integran procesos de investigación, innovación y cocreación en comunidades y entornos de la vida real. Cada living lab abordará bloqueos específicos del sistema y propondrá soluciones basadas en datos para garantizar la sostenibilidad futura y la ampliación de las innovaciones desarrolladas.

Los living labs se centran en diferentes etapas de la cadena de valor e involucran a agricultores, productores de alimentos, industrias transformadoras, minoristas, centros de investigación, Hubs de Innovación Digital (Digital Innovation Hubs, DIH) y clústeres, entre otros. Además, ZeroW justificará cómo la ampliación de los resultados de las innovaciones demostradas, y su combinación con políticas adecuadas, puede acercarnos a los objetivos de reducción de los desechos alimentarios del Pacto Verde Europeo de aquí a 2030.

Los principales retos del proyecto ZeroW son:

– Desarrollar un entorno de “Living Lab” para que florezcan las innovaciones sistémicas para la reducción de pérdidas y desperdicios.
– Gestionar las comunidades SILL y dirigir sus actividades desde la ideación hasta la demostración a través de ciclos de retroalimentación del aprendizaje.
– Crear una fuerte interacción entre los distintos SILL europeos y las actividades de evaluación de impacto, ampliación, comercialización y apoyo político del proyecto.
– Promover un proceso evolutivo de los SILL desde una línea de base hasta un nivel superior de preparación para la innovación sistémica.

Un Living Lab andaluz
El objetivo del living lab andaluz será identificar, garantizar la calidad y evaluar la vida útil de los alimentos para que las estrategias de valorización de los alimentos considerados «feos» de los minoristas tengan un impacto real en los consumidores. El living lab andaluz evaluará el cumplimiento de los requisitos de venta al por menor de frutas y hortalizas, en una etapa temprana, mediante análisis no destructivos. De esta forma, se pretende reducir el desperdicio de alimentos por parte del productor y del minorista.

Grupo La Caña, empresa productora agroalimentaria miembro de CTA, junto con la empresa proveedora de tecnología Multiscan, desarrollarán actividades demostrativas en la producción. Las actividades se centrarán en el desarrollo de un proceso para la identificación y clasificación de los productos según su sabor, forma, color, apariencia y origen (eco/no eco), siendo posible también evaluar su vida útil mediante análisis no destructivos de la composición del lote. Dicho procedimiento podría aplicarse a una sola fruta/hortaliza o a un lote completo. Esto permitirá la reducción del desperdicio tanto del lado del productor como del lado del minorista. El productor podrá evitar el descarte de alimentos, optimizando también aspectos logísticos de almacenamiento ya que sería posible gestionar lotes de productos con la misma vida útil. En cuanto al minorista, sería posible comprar productos con una vida útil conocida, brindando mejores ofertas al consumidor y realizando una mejor gestión de logística/almacenamiento.

Asimismo, también buscará garantizar productos de calidad con una vida útil conocida porparte del minorista, proporcionando estrategias de mercado para frutas y hortalizas ‘imperfectas’ y optimizar la gestión logística. Con todo ello, el proyecto ZeroW contribuirá directamente y con participación de Andalucía en mejorar la sostenibilidad de las cadenas de suministro alimentarias para reducir el desperdicio de alimentos.

Productos

Informaciones relacionadas