¿Qué son los bioplásticos?

Qué son los Bioplásticos Knauf Industries

En el siguiente artículo, KNAUF INDUSTRIES analiza qué son los bioplásticos, sus fuentes de obtención y ventajes de su aplicación

 

¿Qué son los bioplásticos y para qué sirven?

A diferencia del plástico convencional, resultado de distintos procesos químicos a partir del crudo, los bioplásticos se fabrican a partir de polímeros naturales (biopolímeros) de procedencia vegetal.

Estos plásticos de origen biológico presentan las mismas prestaciones, versatilidad y resistencia que otros tipos de plástico de origen sintético. Por esta razón tienen aplicaciones en la industria textil, la agricultura o la medicina.

No obstante, la principal aplicación de estos plásticos biológicos es la fabricación de envases y embalajes.

 

¿Cuáles son las fuentes principales de obtención de bioplásticos?

Los bioplásticos pueden fabricarse a partir de residuos agrícolas, restos de biomasa urbana (restos de poda municipal, por ejemplo), corteza de árbol, maíz, fécula de patata, piña, caña de azúcar…

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, la fabricación de plástico con materiales verdes genera una menor huella de carbono. No requiere ni tantos procesos químicos, ni tanta energía como el petróleo.

Algunos ecologistas cuestionan el impacto medioambiental de los fabricados con  vegetales cultivados específicamente para este uso. Un estudio de la Universidad de Pittsburgh apunta a la contaminación por los fertilizantes.

También advierte que la tierra de cultivo se quita a la producción de otros alimentos. Esta circunstancia puede alterar los precios de mercado alimentario. Incluso dejar sin sustento a comunidades locales especialmente vulnerables.

Algunos bioplásticos se generan a partir de la fermentación causada por microorganismos. El resultado es un material plástico altamente tecnológico con aplicaciones, entre otras, para fabricar parches cardiovasculares o suturas médicas.

 

¿Qué tipos de bioplásticos existen?

Según su origen, pueden ser bioplásticos de origen biológico o de origen fósil, siempre que cumplan con criterios de sostenibilidad.

En cuanto a la gestión de su vida útil, se dividen en tres grupos: biodegradables, biodegradables y compostables, o no biodegradables ni compostables, pero sí reciclables.

Biodegradables

Se degradan por la acción del agua, del aire o gracias a los microorganismos del suelo. Pueden ser de origen vegetal o fósil. Un ejemplo habitual en casa son las cápsulas de detergente para la lavadora.

Biodegradables y compostables

Los microorganismos del suelo se encargan de convertirlos en compost.

Para que un bioplástico entre en la categoría de compostable no debe dejar fragmentos que duren más de doce semanas en el residuo. Tampoco puede llevar elementos tóxicos o metales pesados, y debe permitir el desarrollo de plantas.

Un ejemplo son las bolsas de la fruta del supermercado. Deben tirarse al cubo marrón.

No biodegradables, ni compostables, pero sí, reciclables

No se degradan por factores ambientales, pero se pueden reciclar. Se gestionan como otros plásticos a partir del contenedor amarillo.

Es el caso de NEOPS ®, la solución de bioplástico patentada por Knauf Industries. Se fabrica a partir de residuos de biomasa de procedencia no agrícola. Reduce un 30% la huella de carbono con respecto a una alternativa similar de origen fósil como el EPS.

Es una alternativa de packaging sostenible industrial con una demanda creciente año tras año.

 

 

Sigue leyendo sobre los beneficios del uso de bioplásticos

Productos

Informaciones relacionadas