Pautas para una correcta recolección y poscosecha del melón

27/08/2021  – Fitosanitarios

Consejos de Decco Ibérica sobre tratamientos poscosecha para conseguir un melón de calidad

Conseguir un melón de calidad, que pueda llegar a la mesa del comprador en perfectas condiciones, pasa por cuidar al detalle su proceso de cultivo en el campo y por la aplicación de los productos adecuados para que las cucurbitáceas se desarrollen adecuadamente.

Pautas para un correcto manejo del melón en campo

El melón es un fruto que se consume maduro, por lo tanto es necesario conocer su índice de madurez a través del contenido en azúcares. De todos modos, esto variará según la variedad de esta fruta que se haya plantado.

Los frutos de melón se cosechan a mano, dado que su epidermis es tierna y se daña fácilmente durante la cosecha y acondicionado. Por lo tanto, es necesario extremar los cuidados para evitar daños, pérdida de la apariencia de la fruta, mayor deshidratación y podredumbres. A parte de esto, debemos tener en cuenta algunos factores indispensables para su correcto cultivo.

La radiación solar juega un papel básico en el desarrollo de la planta del melón. Para poder hacer su fotosíntesis necesita del sol, pero a la vez hay que tener en cuenta que el exceso de radiación puede provocar daños en el fruto. Por lo tanto, es necesario encontrar el equilibrio con sistemas como el uso de cubiertas plásticas y algunos tratamientos específicos. De esta manera, se consiguen flores masculinas y femeninas, lo que equilibra su producción. Finalmente, hay que tener en cuenta que los rayos de sol excesivos cerca de la cosecha pueden provocar quemaduras en la piel, hojas marchitas y defoliaciones.

Recolección y postcosecha del melón

El melón es un fruto que se consume cuando está maduro. Su contenido de azúcares es el principal indicador de este hecho, si lo medimos por sus sólidos solubles y el color de fondo.

La recolección se lleva a cabo siempre a mano para evitar daños, ya que su epidermis es tierna. También en el proceso de postcosecha debe ser manejada con el máximo cuidado, si se quiere mantener la buena apariencia de la fruta. En este sentido, es importante mantener una temperatura y humedad relativa óptimas para asegurar que la fruta mantiene su calidad.

Merece la pena destacar que algunas enfermedades pueden causar pérdidas importantes en el período de postcosecha del melón, que provocan esencialmente pudriciones y lesiones en la superficie por hongos como Alternaria, Penicillium, Cladosporium y Geotrichum. Algunas opciones para evitarlo son el rápido enfriamiento, el tratamiento con aire caliente o la inmersión en agua caliente

De todos modos, la mejor opción es el uso de productos como Deccoshield  de DECCO IBÉRICA para melón y sandía, que es un protector solar líquido de carbonato cálcico. Su uso se centra enevitar las quemaduras solares y reducir el estrés provocado por las altas temperaturas. De esta manera, la planta puede seguir haciendo la fotosíntesis y, por lo tanto, mejorar su producción y la calidad de sus frutos.

Entre sus características destacan:

  •  Ayuda al correcto manejo la fisiología de la planta
  • Reducción de los daños solares
  • Posee el certificado de agricultura ecológica: SOHISCERT
  • Aumenta la producción
  • Incrementa la vida de la fruta en la postcosecha
  • Previene el oído y el mildiu
  • Reduce el ataque de insectos
  • Resiste a las lluvias
  • Se elimina fácilmente con un cepillado

En definitiva, con 2 o 3 pasadas, este producto ayuda a que cuando se produce un exceso de sol la piel del melón se marque. Además, existen ensayos sobre Deccoshield que demuestran que aumenta la productividad, ya que el uso del agua se ve reducido porque la planta está menos caliente.

Para su aplicación, lo recomendable es realizar la primera pasada a finales de mayo, la segunda en junio y la tercera en julio, aunque cada variedad de melón tiene sus particularidades.

Entre los productos de Decco para el cuidado de las cucurbitáceas, también hay que destacar Naturcover Melón, un recubrimiento comestible que retrasa la senescencia en la piel, el exceso del amarillamiento y las manchas de color ocre. Todo ello, logrando que la fruta parezca no tratada. Además, prolonga la vida útil del fruto después de su recolección.

En definitiva, lograr que el melón llegue en las mejores condiciones a la mesa del consumidor pasa por conocer algunos detalles básicos de su cosecha y postcosecha, además de la aplicación de tratamientos específicos.

Productos

Informaciones relacionadas