Claves para un correcto cultivo y poscosecha del limón

cultivo y poscosecha del limón

Entre los cítricos, el limón es uno de los grandes protagonistas. Con una producción mundial de casi siete millones de toneladas según la World Citrus Organization, a las que España le corresponden más de un millón, esta fruta es de alto interés comercial. Su correcto cultivo y tratamiento postcosecha es crucial para asegurar que llegan en buen estado hasta el consumidor. En este artículo hablaremos de qué factores hay que tener en cuenta y propondremos soluciones DECCO.

 

Factores a tener en cuenta en la cosecha del limón

Aunque son muchos, existen ciertos factores que determinan el resultado de la cosecha del limón:

  • La recolección: esta es mejor si se hace a mano, con guantes especiales y tijeras que permitan cortar limpiamente su pedúnculo. De esta manera evitamos lesiones que le abrirán las puertas a los patógenos.
  • La humedad: si es demasiada, y los frutos están mojados, podrían retener esporas y bacterias dañinas en su superficie. No se recomienda que los limones estén húmedos por la lluvia o el rocío en el momento de su recolección. En el lugar de conservación debe estar por encima del 85% para que el fruto no pierda agua y para que coja su color ideal.
  • El suelo: este cítrico necesita para un correcto desarrollo un suelo con PH entre 5,5 y 6,5, de textura ligera, arenoso y bajo en sales, pero también pueden ser arcillosos y moderadamente profundos.
  • La temperatura: A la hora de almacenarlos, los limones deben guardarse entre los 10 y los 12ºC para evitar daños por el frío.
  • Los tratamientos: además del cuidado físico en la recogida, es conveniente aplicar al limón diversos tratamientos, en especial un fungicida adecuado, en las primeras 24 horas después de la recolección, para evitar enfermedades.

 

Postcosecha del limón: el momento clave

Si durante el cultivo es indispensable seguir unas pautas muy estrictas, la postcosecha no se queda más corta. Durante este proceso se establecen diversas normas para las líneas de confección y el almacenamiento, con las que evitar la aparición de enfermedades del limón.

Enfermedades comunes en postcosecha

Entre los problemas fisiológicos encontramos el daño por frío, debido a un mal control de la cámara de almacenamiento, la oleocelosis, debido a la ruptura de las células de la piel del limón o el envejecimiento prematuro causado por una excesiva desecación.

Entre los problemas patológicos más comunes, causados por patógenos, encontramos:

  • Moho verde: causado por el hongo Penicillium digitatum, el patógeno más común.
  • Moho azul: un podrido causado por el hongo Penicillium italicum.
  • Alternaria: causada por Alternaria citri, una infección fúngica que se produce por las esporas transportadas por el viento. La alternaria se puede producir cuando los limones están expuestos a bajas temperaturas de manera prolongada.
  • Geotrichum candidum: un hongo que se instala en aquellos frutos que presentan heridas en su corteza, sobre todo en aquellos que están más maduros o almacenados durante un largo periodo de tiempo.
  • Colletotrichum gloeosporioides: la infección por este tipo de hongo puede verse favorecida por factores como la baja calidad del suelo, problemas nutritivos de la planta o problemas de riego.
  • Phytophthora citrophthora: esta enfermedad afecta a los frutos más bajos del árbol causando un podrido de color marrón y olor agrio
  • Diplodia sp.: factores como las heladas, las temperaturas muy elevadas, el exceso de humedad o el ataque de insectos favorecen su proliferación. Su infección se identifica porque alrededor del pedúnculo aparece una decoloración, seguida de un reblandecimiento de la zona y una coloración marrón.

 

Accede a las soluciones de DECCO para el cultivo y poscosecha del limón

Productos

Informaciones relacionadas