La aplicación de agua ozonizada en el cultivo hidropónico de lechuga mejora su rendimiento y calidad organoléptica

agua ozonizada en lechuga hidropónica

El empleo de agua ozonizada en lechuga hidropónica permitió su mayor desarrollo radicular, mejor calidad organoléptica y peso

 

Actualmente, es cada vez es más frecuente el cultivo hidropónico de la lechuga. Se trata de un sistema de producción en el cual las raíces de las plantas no se encuentran establecidas en el suelo, sino en un sustrato o en la misma solución nutritiva utilizada, en la que se encuentran disueltos los elementos necesarios para el crecimiento de la planta. Entre las principales ventajas de la hidroponia destaca la disminuación del número de etapas de manipulación que hacen más rápido el proceso del campo a la mesa. Este es el caso del proceso de limpieza que se utilizaba para eliminar la tierra. No obstante, el problema principal de este tipo de cultivos es, la contaminación del agua por algas, hongos y bacterias.

El ozono aplicado en el agua de recirculación de los sistemas hidropónicos, elimina eficazmente todo tipo de microorganismos oportunistas, facilitando una solución nutritiva limpia y segura. Además, a modo de “efecto secundario”, las plantas -en este caso lechugas- desarrollan unas raíces mucho más grandes y numerosas, lo que permite a las lechugas un crecimiento más rápido y vigoroso.

Así lo comprobaron varios de los participantes en el Curso Profesional del Ozono (CPO) organizado por COSEMAR OZONO. Este es el caso de D. Jesús Luis Díaz (1ª. Ed. 2022) que realizó pruebas con cultivos hidropónicos de lechuga en los que ozonizó una de las líneas de sus instalaciones, y comparó los resultados con una línea testigo.

 

Ensayo de aplicación de agua ozonizada en lechuga hidropónica

Se comenzó a tratar el agua con ozono en las lechugas de la línea superior.

Una semana después ya se apreciaba una diferencia en el crecimiento. Este era superior en altura y número de hojas para las lechugas de la línea de arriba, tratadas con ozono.

Desarrollo de un mayor sistema radicular

La diferencia en el desarrollo del sistema radicular entre la lechuga testigo y tratada con agua ozonizada es más que patente.

Jesús también constata una diferencia notable en la firmeza de las hojas, mucho mayor en el caso de la lechuga del agua tratada con ozono.

Mayor peso de las lechugas

Hay un incremento importante de peso, como resultado del mayor desarrollo de la planta que un buen sistema radicular reporta. Se ha pasado de los 80 g en la lechuga testigo, a los 158 g en la lechuga con ozono. Prácticamente, se ha duplicado el peso con la ozonización del agua del sistema.

Una vez más comprobamos cómo el ozono constituye una herramienta eficaz para el correcto mantenimiento del agua (y por ende de la solución nutritiva) en instalaciones de cultivos hidropónicos, proporcionando no sólo un agua exenta de microrganismos que pueden causar enfermedad a las lechugas, sino también un crecimiento más vigoroso y rápido de estas.

Productos

Informaciones relacionadas